Nuestra Galería

Recorre nuestro centro en imágenes estáticas y vídeo y conoce al detalle donde trabajamos y donde te atendemos.

Aberrometría

Las aberraciones ópticas oculares son un componente del sistema visual que determina la calidad visual, su correcta identificación y manejo son fundamentales para lograr un buen resultado en cirugía refractiva.

Los defectos en la visión tienen diferentes componentes llamados aberraciones de orden inferior y aberraciones de orden superior, las aberraciones de orden inferior comprenden la conocida miopía, la hipermetropía y el astigmatismo; estas aberraciones son diagnosticadas fácilmente con el examen para formulación de gafas y se pueden corregir con lentes de contacto, gafas o cirugía láser convencional. Las aberraciones de orden superior son un grupo de alteraciones igualmente importantes que afectan directamente a la calidad visual, estas aberraciones sólo pueden ser identificadas con un examen por Aberrometría. A la hora de la corrección hemos de tener en cuenta todas las aberraciones preexistentes para obtener el mejor resultado visual.

Todos los ojos tienen una combinación de los dos tipos de aberraciones, haciendo que la visión sea un rasgo individual diferente para todos los pacientes, como una huella digital. Por ejemplo, incluso pacientes con el mismo defecto refractivo, pueden tener una visión diferente según las aberraciones presentes en cada uno de ellos.

Hasta hace un tiempo a los dos pacientes del ejemplo anterior se les hubiese dado el mismo tratamiento sin tener en cuenta las aberraciones de orden superior; hoy en día gracias a la Aberrometría se puede evaluar de manera integral la calidad del sistema visual, una vez identificadas las aberraciones de orden superior pueden ser corregidas con equipos láser acoplados a sistemas de frente de onda, permitiendo tratamientos refractivos personalizados donde se corrigen no sólo la miopía, el astigmatismo o hipermetropía, sino también todas las pequeñas imperfecciones del sistema óptico individual que determinan la calidad visual. Los tratamientos personalizados son cirugías un poco más costosas, pero mucho más eficientes.

La Aberrometría le permite al cirujano realizar una corrección de todas las imperfecciones de su sistema óptico y le proporcionará una mejor agudeza y calidad visual.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad